Calabacin Con Tomate Y Queso

Sazonar con una pizca de pimienta. Con ayuda de un aro formar 4 pasteles, a capas, de calabacín y cebolla y láminas de queso manchego, terminando con una de calabacín y una rodaja de queso de cabra. Añadir el tomate en la base de cada plato. Espolvoreamos con el perejil y pan rallado, ponemos un poco de pimienta y llevamos al horno bajo el grill a 200º unos 15 minutos hasta que la área dore y el queso se funda. Servimos al momento, regado con un hilo de aceite de oliva. El tomate es muy nutritivo, con un bajo aporte energético.

calabacin con tomate y queso

Rapido, facil y riquísima… Soy de esas personas q detesta la verdura y de esta manera, la devoro… Uno de mis mayores hobbies es buscar recetas nuevas y presenciar en la cocina. Cookpad me da la posibilidad de localizarlas y poder compartir las mías.

Ensalada De Alcachofas Con Jamón Y Queso

¡Un básico de la cocina! Prepara una salsa de tomate casera para tus platos de pasta, pizza o para acompañar la carne. En una sartén caliente el aceite a fuego medio y fría, en múltiples tandas, las rodajas de calabacín empanadas, hasta que estén doradas por ambos lados. El calabacín con tomate y queso es perfecto para servir como tapa en las fiestas.

Guarda esta receta para hallarla más de manera fácil en el momento en que la desees cocinar. Gratinar unos 5 minutos hasta el momento en que se dore el queso de cabra. Corte los calabacines en rodajas de precisamente ½ cm de espesor. Ponga la harina, el pan rallado y los huevos en platos separados y agregue una migaja de sal a cada uno de ellos. El queso es muy energético, aportándonos eminentemente grasas, que son las que le dan más gusto a este plato. También presenta proteínas de prominente valor biológico.

Calabacín Con Tomate Y Queso

Condimentamos con sal y pimienta al gusto. Pelamos, troceamos los calabacines y los metemos en la cubeta. Salamos. La receta que os traigo es muy sencilla y es buena forma a fin de que los niños tomen verdura por el hecho de que como diría Isaweis de cuya web tomé prestada esta receta “sabe a pizza”.

Mientras, preparar el tomate y el queso de la misma manera, o sea, cortarlos a trozos que sean de la misma anchura – aproximadamente- que los trozos de calabacín. En mi casa, el calabacín nos gusta de cualquier manera; puedes inventar lo que quieras que todo le va bien. Así que, si deseas innovar, este es un piscolabis simple de llevar a cabo y que no les dejará indiferentes. Nutrición, nutrición y salud, hábitos de vida saludables, cupones, ofertas y descuentos.

Siéntete libre de añadirle cuanto quieras, ya sean salchichas, pimientos, champiñones o algún otro aderezo para pizza. Echamos muy poco aceite en un recipiente para horno y vamos colocando las rodajas, entonces espolvoreamos el queso y después el tomate frito, hasta realizar varias capas. Mondar los calabacines y cortarlos en rodajas finas.

Espaguetis De Calabacín Con Pollo, Albahaca Y Salsa De Queso Feta Con Tomates Cherry

Hornee durante unos 15 minutos, hasta que el queso burbujee y se funda. Introduce la fuente en el horno (se va a tener antes calentado) durante 20 minutos.

Más Recetas Del Autor/a

Hoy os traigo el famoso calabacín con sabor a pizza de Isasaweis hecho en el microondas. Está buenísimo, es muy fácil de hacer y es una buena forma de que los pequeños coman verdura. Para su elaboración es necesario un recipiente de vidrio con tapa tipo pyrex, aunque yo alguna vez lo he hecho en un bol realmente bien tapado. Colocarlos en una bandeja de horno sobre papel sulfurizado, salpimentar y echar unas gotitas de aceite de oliva virgen plus sobre ellos.

Sacar los calabacines del horno y poner sobre cada uno de ellos, un trozo de tomate y encima el trozo de queso. Cortamos el tomate en dados, y hacemos lo mismo con el queso, trocearlo en trocitos regulares. Mezclamos el tomate y el queso con la pulpa que hemos sacado del calabacín muy picadita y rellenamos los calabacines. Los ponemos en una bandeja y los metemos al microondas 5 minutos a capacidad máxima para que se enternezcan. Deben quedar enteritos y al dente.

Los disponemos en una bandeja de servicio que pueda ir al horno. Cubra cada rebanada con salsa de tomate y encima el queso mozzarella. Coloque las rodajas de calabacín en una bandeja para hornear forrada con papel vegetal.