Lasaña De Espinacas Y Queso De Cabra

Aun después de verlo terminado, no me llama bastante a saborearlo…lo veo como algo muy sin gracia…. Es una pena pues es un plato simple, veloz y que lo puede cocinar aun hasta quien no sabe nada de cocina… Derretimos la mantequilla en un cazo con unas varillas. Añadimos la harina y cocinamos unos cuantos minutos para evitar que esta nos sepa a crudo.

Dejamos enfriar, tapando con film tal es así que este toque toda la área del relleno. Así evitaremos que se forme esa capa seca característica de estas preparaciones al contacto con el aire. Vamos poniendo medidas de cuchara pequeñas de queso de cabra hasta el desenlace.

Lasaña De Queso De Cabra Al Pesto

Solemos comer platos más ligeros durante los meses mucho más cálidos, y últimamente me da la sensación de que estoy disfrutando poco a poco más de comidas sin carne como esta. Mis marcas favoritas de tomates picados son Pomi y Mutti. Ambos modelos se podrían comer de forma directa de la lata, son tan sabrosos, y los tomates son dulces y de gusto vibrante. Yo empleo estos tomates para todo, desde mi salsa rápida hasta mi salsa para pizza sin cocinar. El queso de cabra que mejor funciona en esta receta es el queso cremoso y suave que viene en troncos y es de color blanco.

lasaña de espinacas y queso de cabra

Hacemos una capa de superposición de las planchas de lasaña en el fondo del recipiente. Cocinamos en agua hirviendo durante 30 segundos, luego colocamos en un envase de agua con hielo. Continuamos amasando hasta que la masa esté despacio y satinada, de 5 a 7 minutos.

Placas de lasaña (yo las compro sin necesidad de cocción), medio quilo de espinacas congeladas o frescas, un rulo de queso de cabra, pesto casero y bechamel. Un plato de pasta que no va a dejar indiferente a nadie. Las fotos no son muy buenas, pero les aseguro que en el momento en que lo probéis sera lo último en lo que penséis, una combinación de sabores particular, intensa y super mediterránea. La asociación de las espinacas y el queso de cabra queda sencillamente excepcional. Te aconsejamos evaluar asimismo la lasaña de espinacas y pollo, por el hecho de que la combinación de sabores es excepcional. Ponemos una cucharada de salsa de tomate bastante para cubrir la parte superior, y luego espolvorear sobre esta última cubierta quesos parmesano y mozzarella.

Ingredientes

Mientras se cuece el sofrito de tomate vamos a ir con el relleno. Cortamos el bacon a tiras muy finas y lo doramos en una sartén con un poco de aceite hasta que quede crocante. Retirar el papel de aluminio y hornear otros 15 minutos o hasta que la superficie esté tenuemente dorada y burbujeante. Si habíamos puesto la lasaña en el frigorífico, dejar que llegue a temperatura ambiente antes de hornear.

De la leche (por experiencia propia, da lo mismo que la añadamos fría o ardiente) y combinamos bien. Una vez sea homogénea tenemos la posibilidad de ir agregando de a poco leche mientras que la bechamel se densa y se cocina lentamente. Salpimentamos y rallamos algo de nuez moscada y cocemos a fuego retardado unos diez min más sin frenos de eliminar. Deseamos una bechamel dinámica para napar los canelones así que si nos queda muy densa le añadiremos un tanto mucho más de leche. Si deseamos una bechamel más exquisita y que dore mucho más al gratinar le tenemos la posibilidad de añadir e integrar bien una yema de huevo en el último instante, ahora fuera del fuego.

lasaña de espinacas y queso de cabra

Cubra con la mezcla de carne, y luego otro 1/3 de fideos. Agregue las espinacas restantes como capa, y luego la mezcla de ricotta sobrante como capa. Cubra con los fideos restantes y la última taza de salsa. Hornee de 45 minutos a 1 hora en la reja central a 400 grados. Vierta el queso mozzarella sobre la salsa los últimos 10 minutos de horneado. Se puede elaborar y enfriar hasta 24 horas o congelar.

Comentarios

Cubrimos el plato con papel aluminio y refrigeramos hasta que esté listo para hornear. Por último añadimos el tomate, la albaca y condimentamos. Utilizar un rodillo de pasta o rodillo manual para llevar a cabo largas hojas de pasta. Empezamos a amasar la bola de masa tal y como si fuera pan, presionando hacia abajo con el talón de su mano.

Las espinacas y los lácteos es una de esas composiciones de productos que casan a la perfección. De ella nacen todas y cada una de las versiones de las habituales espinacas a la crema que, así sean con nata o bechamel, están sabrosísimas y suavísimas y finas. Hoy como idea vamos a partir de esas espinacas a la crema (tuneándolas con otros elementos que le pegan muy bien) para nuestro relleno de unos espectaculares canelones de espinacas. Con ese fin, vamos a usar queso de cabra que, en su justa medida, dará carácter y potencia a la preparación sin perder elegancia. Ni que decir debe si usamos este mismo relleno para montar una lasaña en lugar de unos canelones funcionaría asimismo espectacular. Les voy a explicar cómo me gusta a mí hacer la salsa de tomate.

Me agrada la combinación de ingredientes y a la vista está que debe ser un bocado exquisito. Tras esa cocción prolongada conseguiremos un sofrito espeso, una suerte de compota de tomate deliciosa. Este procedimiento puede resultar muy afanoso y retardado, pero una vez lo pruebes vas a saber apreciar la diferencia y vas a estar en concordancia conmigo en que merece la pena el esfuerzo. Además siempre y en todo momento puedes hacer grandes proporciones un día y embotar o congelar en pequeñas fracciones.

Los primeros minutos se puede mantener el fuego medio-prominente siempre que removamos ocasionalmente y estemos alarma. Cuando la cebolla haya soltado todo el agua no nos quedará más remedio que dejar pochar a fuego retardado y darle su tiempo para que no se nos queme. Pochamos la cebolla cortada en juliana en una sartén con un poco de aceite y, a media cocción, incorporamos los champiñones laminados, dejando que se hagan conjuntamente. Una vez estén cocinados, agregamos las hojas de espinaca dejando que se cuezan. Salpimentamos, apagamos el fuego y añadimos el queso de cabra desmigado, removiendo bien hasta que el queso se funda y se una con el resto de ingredientes. Corregimos de sal y de pimienta y dejamos que temple, teniendo ahora el relleno.