Macarrones En Salsa De Queso

Removemos y dejamos cocer hasta que estén al dente. Escurrimos y pasamos por agua fría para cortarles el hervor y quitarles el almidón. Los reservamos en la cazuela añadiéndoles un hilito de aceite.

De la misma manera, pueden usarse otros tipos de pasta. Como estos macarrones al estilo americano que te alcanzamos el día de hoy, pero con un toque muy especial que deberías probar. Cocina la pasta al dente, escurre bien y vuelca sobre un envase que puedas poner al horno. Si vas a gratinar los macarrones con queso al horno, escurre la pasta 2 minutos antes del tiempo indicado en el bulto.

Elaboración De Los Macarrones Al Queso Estilo Americano

Empezamos la preparación de los macarrones con queso poniendo a calentar abundante agua con sal para cocer la pasta. Esperaremos hasta que rompa a hervir para echar 200 g macarrones. Para realizar la salsa de queso, en una sartén ponemos un poco de mantequilla o aceite. A continuación agregamos media cucharada de harina y la rehogamos. Agregamos leche hasta conseguir una salsita e incorporamos los quesos. Un plato de macarrones con salsa de queso y cebolla simple y económico, que con pocos elementos podemos preparar en poco tiempo.

Por tanto, puede ser ideal para esos días en los que no te gusta hacer nada elaborado, o para salir de algún apuro en el momento en que te llegan convidados a casa. Toma de la elaboración de la receta de macarrones con queso. En España, los macarrones con queso se preparan comúnmente con queso cheddar, aunque tienen la posibilidad de emplearse otras variedades.

Cómo Hacer Macarrones Con Queso Al Estilo Americano O Mac&cheese

Asimismo tienes que agregar el queso, salpimentar y combinar bien hasta conseguir una crema espesa y homogénea. Al tiempo que la pasta cuece, puedes asimismo empezar a elaborar los elementos que van a dar sabor al plato. Dejamos cocer los macarrones el tiempo sugerido por el desarrollador a fin de que queden al dente. A lo largo de la cocción, procuraremos que el agua siempre y en todo momento tenga un pequeño hervor y removemos múltiples veces a fin de que los macarrones no se peguen entre ellos. Por cierto, si emplear nata te tira para atrás por resultar una comida de alto aporte energético, que sepas que puedes reemplazarla por leche evaporada.

macarrones en salsa de queso

Cuando la pasta esté cocida, la combinamos con la salsa y la colocamos en una fuente de horno. Servimos advirtiendo a los comensales de la temperatura interior, para eludir quemaduras. Pese a ser un plato de pasta, el origen de los macarrones mac and cheese está en USA, a lo largo de la Segunda Guerra Mundial.

Macarrones Con Queso

Salpimienta y deja cocer durante 8 minutos, o hasta el momento en que la preparación adquiera rigidez. Pela la cebolla, pícala bien fina y sofríela en una olla con la mantequilla derretida, a fuego lento, hasta que esté tierna y algo dorada. En el momento en que la salsa esté bien ligada y en su punto añadimos 150 gramos de queso y mezclamos bien. La mezcla de quesos, mantequilla y bechamel, unido con los hidratos de carbono de la pasta, lo hacen un enemigo de las dietas. Tiende a estar hacia las 400 calorías, con un considerable aporte también de grasas. Tiene dentro asimismo a la bechamel la mostaza y sigue moviendo.

Los dejaremos cocer hasta el momento en que queden aldentes. Espolvoreamos los macarrones con 25 g mucho más de queso rallado y los metemos de manera directa al horno a fin de que se gratinen. Transferimos inmediatamente los macarrones con queso a una fuente o, si se elige, a recipientes individuales que sean capaces para horno. Sin demorar, incorporamos la salsa de nata y queso a los macarrones y mezclamos bien. Mezclamos bien la nata con el queso, poco a poco, y vamos dejando que se derrita el queso.

Recetasdecocina

Puedes acompañarlos de un vino italiano como un Chianti o un Lambrusco. Es muy importante no dejar de eliminar mientras que calentamos, hasta el momento en que la salsa ligue. En el momento en que se haya calentado un tanto la leche echamos la mantequilla, sin dejar de eliminar bien, hasta el momento en que la salsa se transforme en una crema densa.

Resumen Fácil De Preparación

En esta ocasión, le pusimos una buena dosis de queso emmental y lo condimentamos con nuez moscada ya que la combinación queda excelente. Si no, puedes utilizar otras condimentas como orégano y albahaca secos que también tienen su puntillo. Espolvorea la harina, rehógala unos segundos, removiendo, y arroja poco a poco la leche.