Recetas De Bacalao Con Nata Liquida

Si aún no les quedó claro, les animo a que veáis el vídeo que tenéis ahora. Vierte la bechamel en la fuente de horno y mezcla. Cocinamos hasta obtener una bechamel muy cremosa y con mucho gusto a bacalao. Hay que tener paciencia que tarda un rato, pero merece la pena.

Recibe un dirección de correo electrónico semanal con las novedosas recetas de rechupete. Este lugar utiliza Akismet para achicar el contenido publicitario. Aprende de qué manera se procesan los datos de tus comentarios. Recibe un dirección de correo electrónico semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete. Combinamos en un envase hondo y grande, el bacalao, las patatas y el sofrito de ajo y cebolla.

Pequeñitas Pero Deliciosas: Las Pepitas De Chocolate, El Ingrediente Que Nunca Falla

Añadir un tercio de la leche de la cocción y mezclar. Cuando la mezcla espese, incorporar un segundo tercio de leche. Y por último, añadir el resto de leche. Cuando la mezcla esté bien homogénea y cremosa, separar y reservar. Como siempre y en todo momento, nos atrae acercarte recetas de distintas partes del mundo.

En una sartén grande calentar el aceite de oliva y en el momento en que esté ardiente, añadir la cebolla junto con el laurel. Sofreír a lo largo de unos 10 minutos, hasta que la cebolla esté muy pochada. No olvidar eliminar con frecuencia a fin de que no se queme. Ponemos agua a hervir con una hoja de laurel y, en el momento en que esté en ebullición, incorporamos los lomos de bacalao desalado. Apagamos el fuego y lo dejamos enfriar en el agua. Cuando el agua esté templada, sacamos los lomos de bacalao, le quitamos la piel y lo desmenuzamos.

Aprende A Llevar A Cabo Paso A Paso Unas Magdalenas Cien% Tradicionales

Nosotros en casa hacemos frecuentemente brandada de bacalao. Ahora tenemos casi listo nuestro Bacalao a la nata. Como les afirmaba podemos tener todo lo mencionado listo y cuando vayamos a comer lo metemos en el horno. Ahora, más que jamás, hay que obtener quesos artesanos que los animales siguen dando leche y muchas queserías perdieron canales de venta.

Mondar los ajos, cortarlos por la mitad y retirarles el germinado central. En una sartén, confitar lentamente los ajos con el aceite de oliva a fin de que este se infusione bien y coja el sabor de los ajos. En el momento en que los ajos estén dorados, retirarlos y reservar el aceite para la preparación final. Muy simple de hacer y muy buen resultado. La he realizado con migas de bacalao desalado y ha salido riquísima.

Puedes Ver Solo 5 Recetas Desde Nuestra Web

Últimamente no puedo ver los videos de las recetas y no sé porqué. Si bien sale perfectamente en pantalla no consigo que se abra para lograr verlo. Te va a quedar mejor si lo salas al gusto una vez este cocinado. Verter la nata por encima y espolvorear el queso rallado. Poco a poco iremos incorporando la leche, e vamos a ir quitando.

En cuanto a los elementos, es muy posible que dispongáis de todos en vuestra casa. Partimos de bacalao desalado tras el tradicional desarrollo de dejarlo en agua unas 36 horas dentro de la nevera y mudando el agua cada 12 horas. Una vez el bacalao está en su punto, vamos a cortar pequeñas tiras, con las manos o con un cuchillo afilado. (Asimismo podéis utilizar migas de bacalao troceándolas cuando estén desaladas). En un recipiente apto para horno, pon el bacalao, las patatas y el sofrito de ajo y cebolla. Cuela el aceite que has utilizado para freír las patatas y usa un tanto para sofreír la cebolla y el ajo.

En el momento en que empiece a hacer burbujas, añadir los filetes de bacalao y cocinar a lo largo de 10 min a fuego medio. En un cazo poner a calentar la leche con la nata. En el momento en que rompa a hervir añadir el bacalao, tapar, sacar del fuego y dejar reposar diez minutos para que el bacalao se cocine con el calor residual. Escurrir y reservar los dos por separado.

Algunas inevitables probablemente acompañan la brandada desde su nacimiento, algo completamente comprensible tratándose de un plato tan habitual. La proporción de aceite de oliva por poner un ejemplo o la posibilidad de añadir ajo podían mudar de una casa a otra según la tradición familiar o local. No obstante, las diferentes maneras de elaborar la brandada de bacalao clásico coincidían en que ésta había de ser una emulsión de bacalao desalado en aceite de oliva. La receta del bacalhau com natas o bacalao con natas es una de las maneras mucho más ricas para gozar de este pescado tan rico que podemos disfrutar todo el año, de forma especial en la Semana Santa. Esta preparación portuguesa es idónea para introducir a los pequeños en el consumo de este pescado ya que tanto la bechamel como las patatas hacen que la prueben contentos.