Sardinas Al Horno Con Ajo Y Perejil

Para recibir el menú del día de Petitchef y sus noticias exquisitas, introduzca su dirección correo electrónico. Meter al horno, previamente calentado, a 180º durante unos 8-diez min y otros 2 minutos con grill. Puedes espolvorear algo de queso rallado por encima y gratinar las sardinas. Volteamos todas y cada una la sardinas y volvemos a pincelarlas con el majado a fin de que queden impregnadas por doquier.

sardinas al horno con ajo y perejil

En ese caso, se ponen los filetes en la fuente, con las escamas viendo hacia arriba, y se les somete al mismo régimen que en el caso de las sardinas enteras. Ponerlas abiertas sobre la bandeja, salpimentar y ponerle condimientos con el ajo picado. Regar con el zumo de limón y añadir abundante perejil picado. Recortar en medias lunas el otro limón y poner un par de piezas en cada pescado. Cerrar y regar con un chorrito de buen aceite de oliva. Si las pedimos limpias en la pescadería su dificultad es mínima y el resultado delicioso.

Remueve bien y añade un buen chorro de aceite y el jugo de un limón. Limpiar las sardinas sacando las cabezas, las espinas y lavando con suavidad la piel para quitar las escamas. También se tienen la posibilidad de comprar ya limpias para ahorrarnos el paso, o podríamos cocinarlas enteras. Yo prefiero sacarlas del horno ahora listas para comer desaforadamente, puesto que no es bien difícil eludir que se resequen. Antes de servir, extiende la picada de ajo y perejil sobre las sardinas adjuntado con el jugo del limón. Coloca las sardinas encima de cuadraditos de papel de hornear, añade un poco de la picada, dobla el papel cerrando bien los packs y cuece en el horno durante unos 15 minutos.

Una Manera De Cocinar Pescado Que Gustará A Todos

Pone las sardinas en la bandeja ya escurridas y con una cuchara remoja y rellena las sardinas. Distribuye el otro limón cortado en rodajas entre las sardinas. Hornear a lo largo de unos minutos, observando bien que queden en su punto, dependiendo del tamaño que tengan. Ser útil directamente recién realizadas con algo mucho más de perejil fresco. Cubre las sardinas con el majado y otro poco de sal gorda y enhorna a 200 durante min ( según tamaño ) a la mitad de cocción dales la vuelta para que se asen uniformemente.

Una vez horneadas, las tripas se les pueden quitar con mucha facilidad. Empezamos la receta pelando los dientes de ajo y poniéndolos en el mortero. Quitamos los tallos más gruesos al perejil y lo picamos finamente.

Sardinas Al Horno Con Perejil: La Mejor Receta Para Disfrutar Del Pescado En El Hogar Sin Olores

Espolvorear pan rallado sobre las sardinas, debe quedarse una capa finita de pan. Empezar limpiando las sardinas, quitarles la cabeza, las vísceras y las espinas. Si no os gusta limpiar pescado, podéis adquirirlas ahora limpias en filetes.

La mejor temporada del año para favorecerse de sus propiedades es en verano, ya que es cuando mayor proporción de grasas muestra su carne. Las sardinas, como el melón, saben a verano. Tenemos la posibilidad de localizarlas fuera de la rigurosa temporada estival, pero desde San Juan se abre la veda para disfrutarlas asadas, a la parrilla, en cocas o a la barbacoa. Es un pescado tan saludable y sabroso que vale la pena hacerlas de manera frecuente en casa, en recetas sencillas como estas sardinas al horno con perejil. Ubicamos las sardinas, sin destripar, en una fuente para horno.

Comerlas en un entorno de esta manera, junto al mar, bajo la luz de la luna y cubierto de seres queridos, hace de este acto algo mágico. Si tenéis la oportunidad de prepararlas de esta forma, no os lo penséis, pocos bocados son tan exquisitos como unas sardinas asadas a la brasa con un poco de sal. Maja en el mortero el ajo y el perejil troceados junto con la sal y la pimienta.

Cómo Hacer Sardinas Al Horno Sin Olores

Cubre la bandeja de horno de sal gorda y pon las sardinas encima. ( ¡¡de esta manera eludimos que desprendan mucho fragancia!). No es necesario que les saques las vísceras ya que tanto a la brasa como al horno, si las dejas tendrán mucho más sabor y después las puedes eliminar de manera fácil en el plato. La sardina es un pescado azul y, como tal, luce por ser una insaciable fuente de Omega 3, un ácido graso que nos asiste a prevenir enfermedades cardiovasculares, ya que disminuye los niveles de colesterol en sangre. Tiene dentro además de esto una aceptable cantidad de proteínas de gran valor biológico, tal como vitaminas A, D, B2, B3 y minerales muy distintos, como el sodio, el fósforo, el magnesio, el hierro y el calcio. Si lo deseáis, podéis elaborar esta receta haciendo uso de sardinas sin la espina central y sin la cabeza.

Llevamos la fuente al horno y horneamos, a 200ºC, a lo largo de 25 minutos. Echamos un poco de sal y machacamos hasta conformar una pasta de textura gruesa en la que aún se aprecien trozos de ajo. Les puse como guarnición tomate asado.

Elementos

El día de hoy elaboramos unas ricas sardinas al estilo cántabro, en tanto que esta receta se acostumbra cocinar en esta región del norte de España. En cuanto a las sardinas, es primordial que estén frescas y que sean de calidad, pídele asimismo a tu carnicero que te las limpie realmente bien, aunque asimismo puedes llevar a cabo la receta con las sardinas sin abrir. Volcamos en el mortero el aceite de oliva y removemos bien a fin de que éste impregne al resto de ingredientes. Limpiamos y escurrimos las sardinas.Echamos la sal y removemos bien.En un mortero nos elaboramos el ajo, perejil y el aove. Guarda esta receta para encontrarla más de forma fácil cuando la quieras cocinar. Echarles una migaja de sal y los 2 dientes de ajo, junto al perejil, picados.

Por último, agregamos el jugo de medio limón y volvemos a combinar. Ponemos el horno a calentar a 200ºC. Limpia las sardinas sacando las visceras y las escanas, deja las cabezas. Lávalas bajo el agua y ponlas a chorrear.