ESCAROLA

1,99 €
Impuestos incluidos
Formato
Cantidad

La escarola es una variedad de endivia, con un sabor ligeramente amargo y unas hojas rizadas. La escarola es muy parecida a la lechuga, pero tiene un sabor propio, más similar a la endivia.

Los griegos, egipcios, y romanos cultivaban ya este vegetal por su sabor y sus propiedades medicinales. Es parte de la familia de las asteráceas, al igual que la lechuga, el cardo, la achicoria, la alcachofa o la endivia.

La escarola es una verdura verde y de aspecto muy semejante a la lechuga. Una de las características que diferencia la escarola de otras verduras es que su cultivo es propio de los meses de frío, especialmente los meses de invierno, aunque su consumo no es estacional y podemos disfrutar de su sabor durante todo el año.

Su versatilidad en la cocina permite su consumo de distintas formas, desde cruda y aliñada con una simple vinagreta, con mostaza e, incluso, con una miel que posea un sabor leve, hasta cocinada en cremas, sopas o purés.

Variedades

Existen diferentes variedades de escarola, pero todas ellas se agrupan en 2 tipos principales según la forma de sus hojas.

Por un lado, se encuentra la escarola de hoja rizada, con hojas muy separadas y dentadas por otro, la escarola de hoja lisas. Dentro de cada tipo hay variedades comerciales que podemos disfrutar a lo largo de distintas épocas del año.

Junto a las espinacas, es la verdura con más contenido en ácido fólico, un aporte básico para las mujeres embarazadas y los niños, ya que ayuda al desarrollo.

Debido a su vitamina C ayuda en la producción de colágeno y glóbulos rojos y fortalece en gran manera nuestros huesos, produciendo en nuestro cuerpo un efecto antioxidante. Su potasio y magnesio nos ayuda a liberar estrés, favoreciendo nuestro sistema nervioso.

Es rica en betacaroteno, que nuestro organismo convierte en vitamina A. Esta vitamina es muy beneficiosa para nuestra piel y para nuestro sistema inmune.

Al contrario que la lechuga, la escarola no produce hinchazón abdominal y tampoco gases, se digiere muy fácilmente, es diurética y depurativa. Por su bajo contenido calórico y su efecto saciante se suele recomendar en las dietas para bajar de peso.

La temporada propia de la escarola es durante el invierno y la puedes conseguir en su mejor momento entre los meses de diciembre, enero, febrero y marzo.

Es importante determinar el estado de sus hojas a la hora de elegir una escarola madurada. Estas poseen un aspecto fresco, tierno y firme, además de presentar un color verde intenso.

Hay muchos lugares de España en los que se cultiva la escarola. Su cultivo se concentra especialmente en zonas frías durante el invierno, como el interior de Castilla, aunque por ser una verdura especialmente resistente, se cultiva en muchas zonas de nuestro país.